[In English]

¿Qué es el principio de Derecho al Trabajo?

El principio de Derecho al Trabajo, el concepto que guía a la Fundación Nacional de Defensa Legal para el Derecho al Trabajo, afirma el derecho de todo estadounidense a dedicarse a trabajar para ganarse la vida, sin ser obligado a unirse a un sindicato. El sindicalismo forzoso en cualquier forma —taller “sindical,” “cerrado,” o “de agencia”— es una contradicción al principio del Derecho al Trabajo y al derecho humano fundamental que representa el principio. El Comité Nacional para el Derecho al Trabajo está de acuerdo en que todas las personas deben tener el derecho de unirse a un sindicato, pero no deben ser obligados. El Comité Nacional para el Derecho al Trabajo ayuda a los empleados que son perseguidos por su afirmación a ese principio.

¿En qué difieren la Fundación Nacional de Defensa Legal para el Derecho al Trabajo y el Comité Nacional para el Derecho al Trabajo?

La Fundación Nacional de Defensa Legal para el Derecho al Trabajo y el Comité Nacional para el Derecho al Trabajo son organizaciones separadas y distintas, sin embargo, su trabajo es gratuito.

La Fundación únicamente trabaja por medio de los tribunales para ayudar a los empleados a quienes se les han violado sus derechos civiles o humanos a causa de abusos del sindicalismo forzoso.

El Comité, fundado en 1955, presiona al Congreso y a las legislaturas estatales para que se eliminen todas las formas de sindicalismo forzoso. También lleva a cabo un programa de educación por todo el país acerca del principio del Derecho al Trabajo.

¿Qué es una ley del Derecho al Trabajo?

Una ley de Derecho al Trabajo garantiza que a ninguna persona se le pueda obligar, como una condición de empleo, a unirse o a no unirse, ni a pagarle cuotas a un sindicato. La Sección 14(b) de la Ley Taft-Hartley reafirma el derecho de los estados para promulgar leyes de Derecho al Trabajo. Los 28 estados que han aprobado leyes de Derecho al Trabajo son:

Alabama, Arizona, Arkansas, Florida, Georgia, Idaho, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Louisiana, Michigan, Mississippi, Missouri, Nebraska, Nevada, North Carolina, North Dakota, Oklahoma, South Carolina, South Dakota, Tennessee, Texas, Utah, Virginia, West Virginia, Wisconsin, y Wyoming.

¿Es el Derecho al Trabajo “anti-sindical”?

La Fundación Nacional de Defensa Legal para el Derecho al Trabajo no es “anti-sindical” ni “pro-sindical.” Su enfoque está en la libertad individual. La Fundación reafirma el derecho de todos los estadounidenses a estar libres de todos los abusos del sindicalismo forzoso.

¿Cómo afecta el sindicalismo forzoso a la política gubernamental?

El sindicalismo forzoso es principalmente responsable de las políticas de Gravar y Gastar del Congreso de los Estados Unidos. Bajo los poderes coercitivos concedidos federalmente, los funcionarios sindicales recaudan alrededor de $4,500 millones anualmente en cuotas forzosas y mucho de eso se pasa a las operaciones no declaradas de las campañas para elegir y controlar a los grupos mayoritarios del congreso que se dedican a incrementar los impuestos y los gastos gubernamentales.

“Los sindicatos han aumentado considerablemente su compromiso económico con la actividad política en los ciclos electorales recientes ” como una manera de lograr ganancias en el proceso político que no han podido obtener en la mesa de negociaciones,” escribió el economista James T. Bennett en la edición del invierno de 1991 del Journal of Labor Research (Revista de investigación laboral). Su importante estudio reveló que, pese a pérdidas de membresía, el ingreso total ($11,500 millones anualmente) de los sindicatos del sector privado está a un nivel más alto que nunca. Los ingresos sindicales, en dólares ajustados a la inflación, se han más que duplicado en los últimos 30 años.

¿Qué es la”representación exclusiva”?

La ” representación exclusiva” es un privilegio forzoso especial otorgado por ley federal que le da el poder a los funcionarios del sindicato de representar a todos los empleados en la unidad de negociación de una compañía. Esta”representación sindical forzosa” priva a los empleados, incluso en estados con Derecho al Trabajo, de su derecho a negociar por si mismos. Los funcionarios del sindicato exigen este poder, y luego lo usan como su excusa para forzar a los empleados a pagar cuotas por una representación que no desean.

¿Qué derechos tienen los empleados en los estados que no tienen leyes de Derecho al Trabajo?

Ciertos derechos de empleados que no están amparados por una ley estatal de Derecho al Trabajo han sido establecidos por resoluciones judiciales del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Los empleados pueden elegir si se unen o no al sindicato y los miembros del sindicato pueden renunciar a su membresía. A los no miembros únicamente se les puede obligar a pagar su parte proporcional de lo que el sindicato pueda comprobar que son los costos de negociación. No se les puede obligar a pagar ninguna cuota hasta que los costos hayan sido declarados y explicados, y pueden cuestionar los costos presentados por el sindicato. Los empleados que tengan creencias religiosas sinceras que les impidan unirse a un sindicato o a pagarle algún dinero también tienen derechos especiales.

¿Qué efecto tiene una ley de Derecho al Trabajo sobre un estándar de vida del estado?

El Comité Nacional para el Derecho al Trabajo ha señalado que los estados con Derecho al Trabajo disfrutan de una calidad de vida más alta que los estados sin Derecho al Trabajo. Las familias en estados con Derecho al Trabajo, por término medio, tienen ingresos más altos, después de impuestos, y un mayor poder adquisitivo que las familias que viven en estados sin Derecho al Trabajo, según fue comprobado por estudios independientes. Es más, los estados con Derecho al Trabajo tienen una mayor vitalidad económica según muestran las estadísticas del Departamento del Trabajo, con crecimiento más rápido en los empleos no agrícolas y de producción, cifras de desempleo más bajas y menos paralización de trabajo.