[In English]

Si usted está empleado dentro de uno de los 26 estados que tiene una ley de Derecho al Trabajo, probablemente está protegido por la ley estatal de Derecho al Trabajo y no se le puede obligar a unirse a un sindicato ni a pagarle cuotas. (Hay un número pequeño de excepciones a esta regla básica que a los individuos que trabajan en estados con Derecho al Trabajo no se les puede obligar a unirse a un sindicato ni a pagarle cuotas. A los empleados de aerolíneas y ferrocarriles y a los empleados que trabajan en una propiedad que esté sujeta a la jurisdicción exclusiva federal, no se les puede obligar a unirse a un sindicato, pero sí se les puede requerir que paguen cuotas sindicales. Si usted es un empleado de aerolíneas o ferrocarriles haga clic aquí para obtener una explicación de sus derechos. Si trabaja en una propiedad que esté sujeta a la jurisdicción exclusiva federal, llame a la Fundación para más información.)

Los siguientes estados tienen una Ley de Derecho al Trabajo:

Alabama, Arizona, Arkansas, Florida, Georgia, Idaho, Indiana, Iowa, Kansas, Louisiana, Michigan, Mississippi, Nebraska, Nevada, North Carolina, North Dakota, Oklahoma, South Carolina, South Dakota, Tennessee, Texas, Utah, Virginia, West Virginia, Wisconsin, and Wyoming.

Según la ley federal laboral y la ley estatal de Derecho al Trabajo, usted tiene el derecho de renunciar a su membresía en el sindicato en cualquier momento. Si renuncia a su membresía, es posible que no pueda participar en las elecciones ni en las juntas del sindicato, votar en elecciones para la ratificación de negociación colectiva o participar en otras actividades"internas" del sindicato. Si renuncia, el sindicato no lo puede aplicar medidas disciplinarias por cualquier conducta posterior a su renuncia.

Si renuncia a su membresía, aún queda amparado por el convenio colectivo laboral que se ha acordado entre su empleador y el sindicato, y el sindicato está obligado a representarlo. Cualquier prestación que su empleador le otorgue en conformidad con el convenio colectivo laboral (por ejemplo, salario, antigüedad, vacaciones, pensiones, seguro médico) no estará afectada por su renuncia. (Si el sindicato ofrece algunas prestaciones "únicamente para miembros", es posible que se le excluya de recibir las mismas.)

La Fundación ni lo alienta ni lo desalienta a renunciar. Le decisión es solo suya..

Si decide renunciar y dejar de pagar cuotas, y automáticamente le "descuentan las cuotas de su sueldo," debería de notificarle al sindicato y a su empleador por escrito que está renunciando y rechazando su autorización para que automáticamente le descuenten las cuotas de su cheque. Aunque puede renunciar a su membresía en cualquier momento, es posible que se le limite a un "plazo" determinado antes de que pueda terminar con los descuentos automáticos de cuotas. Si eso es lo que le dicen, pídale al sindicato una copia de la tarjeta en sí que firmó para que le descontaran las cuotas, y comuníquese con la Fundación para más información.

Su opción está protegida por la ley laboral federal y la ley estatal de Derecho al Trabajo. Si tiene alguna pregunta, o siente que sus derechos legales necesitan protección, llame por favor al numero gratis de la Fundación, 1-800-336-3600.